Cuando Bélgica es ocupada por el Tercer Reich, en mayo de 1940, el periódico Le XXème Siècle es cerrado, y lógicamente también lo es Le Petit Vingtième el suplemento donde Hergé publicaba sus historias. Hergé es llamado para continuar su trabajo en el diario Le Soir y el 17 de octubre de ese mismo año se publica el primer número de Le Soir Jeunesse que incluye una historia de Tintín, la historia sería El Cangrejo de las Pinzas de Oro y ese primer número lo podéis ver en la foto que adjunto.

Lo curioso del tema es que, debido a la guerra, el papel era un producto realmente escaso y Le Soir tiene que reducir notablemente el número de páginas y de suplementos, y desde septiembre de 1941, Tintín quedaría reducido a una tira diaria de 17×4 cm. en el interior del periódico. También podéis ver ese formato en la foto de abajo. Al reducir la publicación a dicha tira, Hergé tuvo más tiempo para pensar nuevas historias y aquí nacieron los “álbumes de evasión”, evitando cualquier mención a la situación de guerra.

A su vez Casterman también notó la escasez de papel y decidieron reducir sus álbumes de Tintín de las aproximadas 130 páginas a las 62 que ahora conocemos. Este cambio decisivo en la obra de Hergé, que le obligó a ser más preciso aún con sus narraciones, culminaría años más tarde con sus mejores obras maestras.

Podríamos decir que en estos viejos periódicos el genio despegó definitivamente.